Subscribe to my full feed.

jueves, 16 de octubre de 2008

Brindis crápula por Jacques Brel


Hace unos días se cumplía el trigésimo aniversario de la muerte de uno de los poetas más grandes del siglo XX, Jacques Romain Georges Brel. Escritor, compositor, cantante e incluso cineasta en sus ratos libres; todo en él era poesía.

Los partidarios de Dylan dicen que merece el Nobel de las Letras, ¿cómo pedir el máximo premio de la literatura para un cantautor, si el propio Brel no lo recibió? Eso ya nunca debería ser posible, ni aún siendo norteamericano…

No llegó a las cincuenta primaveras, seguramente porque, como él decía, “es duro morir en primavera, ya sabes…”, pero tuvo tiempo para que, cuando su cuerpo volaba de Paris a la Polinesia, a descansar por siempre junto al que ahora ya será su viejo amigo Paul, alguien que todavía era demasiado joven para haberle escuchado, no conciba hoy las tardes de otoño sin sus canciones.

En estos Jardines de Epicuro, también hay sitio para el luto. El luto del negro que le gustaba vestir a Brel, pero un luto irónico y tierno como él, un luto con toques burdeos flotando en una copa que brinda por su inmortalidad. Un luto crápula.

Este fue su primer éxito, pero era igual que canción elegir en homenaje a uno de los más grandes artistas de la última centuria, es solo una más de sus varias docenas de obras maestras.



Quand on n'a que l'amour

Quand on n'a que l'amour
A s'offrir en partage
Au jour du grand voyage
Qu'est notre grand amour

Quand on n'a que l'amour
Mon amour toi et moi
Pour qu'éclatent de joie
Chaque heure et chaque jour

Quand on n'a que l'amour
Pour vivre nos promesses
Sans nulle autre richesse
Que d'y croire toujours

Quand on n'a que l'amour
Pour meubler de merveilles
Et couvrir de soleil
La laideur des faubourgs

Quand on n'a que l'amour
Pour unique raison
Pour unique chanson
Et unique secours

Quand on n'a que l'amour
Pour habiller matin
Pauvres et malandrins
De manteaux de velours

Quand on n'a que l'amour
A offrir en prière
Pour les maux de la terre
En simple troubadour

Quand on n'a que l'amour
A offrir à ceux-là
Dont l'unique combat
Est de chercher le jour

Quand on n'a que l'amour
Pour tracer un chemin
Et forcer le destin
A chaque carrefour

Quand on n'a que l'amour
Pour parler aux canons
Et rien qu'une chanson
Pour convaincre un tambour

Alors sans avoir rien
Que la force d'aimer
Nous aurons dans nos mains,
Amis le monde entier

4 comentarios:

cocoliso dijo...

Concho, Epi, que estaba agazapado en el anonimato del lector y aquí, como si lo hubieras hecho a propósito, me has tocado... la fibra sensible. Que sepas: (1) que te quiero, a pesar de que soy, como tú sabes, un desastre para cuidar a los amigos; (2) que ayer te tuve presente, y tendrás buena prueba en unos minutos, mientras andaba por tu isla favorita; (3) que hay una, otra más, vida de Saint Jacques editada por ahí, y que por supuesto obra, que no opus, ya en mi poder, y que merecerá comentario en su momento procesal oportuno. Besos castos.

grumosky dijo...

Me ha encantado este post, querido Epicuro jr. Un brindis por el señor Brel!

Epicuro de Samos Jr dijo...

Pero... ¿es posible? Voto a Bríos!!! -aunque no sé por qué partido se presenta-.

La alta magistratura europea paseándose por el lumpen bloguero… Si no me equivoco hemos hablado una vez en los últimos ocho años, pero me alegro de reencontrarte.

No es preciso que te diga que al redactar este post me reacordado de ti, no en vano fuiste mi “introductor” a Brel hará… mejor no recordar!!! Todavía tengo aquellos CDs –ni siquiera sabíamos que eso se llamaba piratería- que me copiaste con la colección completa de Jacques, incluído El Hombre de la Mancha”.

Incluso hubiera dudado de que eras tú… Habiéndolo intuido, me costaba creer que me hubieras reconocido –¿o ha sido nuestro común amigo FN quien te ha dado la dirección?-.

Sin embargo, cuando he visto tu comentario en el post “Reto a duelo…”, lo he tenido claro ¿qué otra persona en el mundo me hablaría del pollo a la granjera?

Gracias por su comentario monsieur Cocoliso, espero volver a verle por aquí o saber de Vd.

Epicuro de Samos Jr dijo...

Gracias Grumoski, un placer brindar con Vd. por el maestro Brel...